Sus cualidades higiénicas, durabilidad y sensación al tacto lo posicionan como el material ideal para usos en instituciones educacionales.

Mesadas, tabiques sanitarios, tapas de muebles, laboratorios de ciencias, mesas de lectura, equipamiento para áreas gastronómicas, etc. son algunas de las posibles aplicaciones.

La posibilidad de redondear todas sus aristas y ángulos dan un alto grado de seguridad a golpes cortantes en ambientes donde estudian niños.